Repudio por el homicidio del hermano Javier Chocobar

Ante el homicidio del hermano Javier Chocobar de la comunidad de los Chuschagasta, y los hechos que mas abajo se detallan; desde AIRA, repudiamos lo ocurrido y este vil homicidio y nos sumamos a los actos a realizaese en Tucumán el día Martes 20 de Octubre.

Invitamos a participar de los mismos y advertimos a todas las comunidades sobre estos hechos para que esten alertas y eviten se repitan.

Por otra parte, solicitamos a las autoridades correspondientes, el cumplimiento de la ley 26.160 que impide cualquier desalojo a las comunidades.

Las autoridades de AIRA y toda la comunidad, expresamos un profundo dolor por todo lo ocurrido y nos solidarizamos con la familia del difunto y sus amigos mas queridos, expresando este repudio a lo sucedido, llamando a la paz y a la cordura pero sin olvidar ni renunciar a los reclamos de justicia tan largamente esperados.

Los Hechos:
Un integrante de la Comunidad Indígena de los Chuschagasta (una de las 17 comunidades indígenas de Tucumán) Javier Chocobar (de 69 años), murió y otros dos, de la misma comunidad: Andrés Mamaní (44) y Emilio Mamaní (40), resultaron heridos a balazos en un incidente motivado por una disputa de tierras.

Los hechos se produjeron el lunes 12 en El Chorro, un paraje situado al pie del cerro Ñorco, en las cercanías de Chuscha, unos 80 kilómetros al norte de la capital provincial, cuando Darío Amín (35), se presentó como propietario del lugar, acompañado por dos ex policías: Luis Humberto Gómez (49), conocido como "El Niño", y José Valdivieso (47).

Mientras se investiga el hecho, los tres están detenidos e imputados de homicidio. En la escena del hecho se secuestraron tres armas de fuego de grueso calibre.

Los Chuschagasta, de origen diaguita-calchaquí, están repartidos en una amplia área del departamento Trancas, limitada al norte por el río Chuscha, al sur por el río Huasamayo, al oeste por las Cumbres Calchaquíes y al este por el paraje llamado Aragón.

Valdivieso quien se abstuvo de declarar, había comparecido ante el fiscal Arnoldo Suasnabar, a cargo de la causa. Los otros dos se encontraban internados en una clínica privada a raíz de las lesiones sufridas durante el enfrentamiento.

Algunos de los comuneros que intervinieron en el incidente sólo declararon en la comisaría de la cercana localidad de Choromoro.

Según explicaron, el lunes por la tarde un grupo de la comunidad indígena vigilaba un portón, cerrado con candado, que habían colocado 26 días antes en la entrada a El Chorro, "para evitar que ingrese gente que quiere quedarse con nuestras tierras".

Entre ellos estaban Delfín Cata, secretario de la comunidad y hermano del muerto, Antonia Mamaní, su viuda, Francisca Mamaní y Lucrecia Cata.

Contaron que a las 18.30 llegaron Amín y sus dos acompañantes en una camioneta. Sacaron fotos del portón y se produjo un cambio de palabras cuando se presentaron como dueños del lugar.

Siempre según el testimonio de estos testigos, Gómez habría empujado a Andrés Mamaní, luego sacó una pistola y comenzó a disparar.

Los comuneros lo habrían desarmado, pero entonces fue Amín el que empezó a tirar con un revólver y habría herido a las tres víctimas.

Por su parte, Valdivieso habría disparado al aire mientras mostraba una credencial y gritaba: "Somos policías".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada